Entrevista Tina Casanova

Además de talentosa, esta extraordinaria y galardonada autora nos abre una puerta hacia su mundo personal y nos revela una mujer que trabaja incansablemente para difundir no solo su inspiración pero también su pasión por el mejoramiento de la calidad de vida de nuestros niños puertorriqueños. Yo orgullosamente la llamo mi amiga y colaboradora y es un gran honor para mí tenerla de invitada en esta edición especial. Tina es una gran persona y le encantaría recibir sus mensajes, así que por favor envíenle sus notitas. ¡Que la disfruten! —Edwin

Tina Casanova¿Cuándo descubriste tu talento para escribir?

Desde muy pequeña.  Recuerdo que era una lectora reaccionaria.  Si no me gustaban los finales o las tramas de los cuentos que leía, re-escribía las tramas.  De esa manera recuerdo que escribí de nuevo la trama de Caperucita Roja, donde ella y la abuelita le daban una “salsa” al lobo feroz.

¿Cuáles son tus autores favoritos?

Son tantos, pero te menciono algunos: Gabriel García Márquez, Isabel Allende, Gioconda Belli, Mario Vargas Llosa, Rosario Ferré, Antonio Skarmeta, Alberto Vázquez, Amy Tan, Laura Restrepo, y por supuesto, los clásicos de siempre: Hugo Wast, Victor Hugo, Leon Tolstoi, Jean Paul Sartre…etc.

¿Cuál ha sido tu trabajo mas personal o significativo?

Sambirón. No por que sea la mejor de mis obras, sino porque al ser la primera, el proceso fue más doloroso, más traumático, y por lo tanto, muy enriquecedor en cuanto a experiencias adquiridas en este campo de amasar palabras e inventar historia. Además, fue con Sambirón que me di cuenta de la importancia de conocer mi propia historia, tanto a nivel personal como colectiva. Fue haciendo el estudio investigativo para escribir la obra que comencé a comprender por qué los boricuas somos como somos, y me di cuenta que el hombre es el producto de su historia. Si no conocemos nuestra historia, no nos conocemos a nosotros mismos, y si no nos conocemos, ¿cómo vamos a saber lo que queremos hacer con nuestras vidas?

¿Cómo percibes el estado actual de la literatura Puertorriqueña?

El estado actual de nuestra literatura podemos tomarle el pulso desde diferentes ángulos:

Si hablamos de la literatura infantil, podemos decir que hay un auge, un renacer, un ”boom”. Diez años atrás, apenas se encontraban en los estantes de las librerías libros infantiles escritos e ilustrados por puertorriqueños. Seguíamos dependiendo de los libros importados y las traducciones al español de literatura infantil de otros países. Ahora encuentras mucha literatura escrita por boricuas, y muy buena. Y eso es fantástico. En cuanto a la otra literatura, te confieso que existe como un estancamiento. Y no es que no tengamos autores produciendo, es sencillamente que no conocemos de estos nuevos autores. Y no los conocemos tal vez porque los medios no le están dando espacio a la literatura. No hay diarios que reseñen regularmente este quehacer literario, ni tampoco en la radio y televisión se le da ese espacio necesario para que se conozca nuestra literatura.

Además de ser una autora sumamente ocupada en tus proyectos, tu compromiso social es tambien intenso. ¿Cuál es tu motivación?

Me motiva algo que hemos olvidado un poco los puertorriqueños: la conciencia ciudadana. Estamos acostumbrados, como pueblo colonizado a depender de otros, a que nos den; nunca a dar. Y como el muchacho malcriado, exigimos constantemente, denunciamos, criticamos, pero… ¿qué hacemos como ciudadanos en nuestro carácter individual para solucionar los problemas que nos aquejan? No hacemos nada.  Le dejamos todo al Estado. Que nos resuelvan, que nos den todo lo que necesitamos. Si cada uno de nosotros tuviera conciencia clara de nuestra responsabilidad ciudadana para ayudar a solucionar los problemas que tanto criticamos, nuestra calidad de vida fuera diferente. Tenemos derecho de exigir al Estado, en la medida en que nosotros mismos colaboremos con él para resolver nuestra situación. Y eso se llama “educación”. No estamos educando a nuestra sociedad correctamente. Hemos echado a un lado los valores y tenemos una sociedad sin valores que se ha convertido en una sociedad disfuncional. Le echamos la culpa al estatus de todo lo que nos sucede, pero si no tenemos una sociedad educada, no podremos funcionar en ningún estatus político que al final decidamos o nos dejen tener.

¿Cuál es tu mayor sueño en tu carrera literaria?

No tengo mayores sueños. Solamente quiero continuar escribiendo. Tal vez el sueño mayor sea que mi literatura llegue a calar en nuestras conciencias de pueblo colonizado y nos arroje alguna luz en cuanto al camino futuro que debamos escoger. Es por eso que en mis obras hago hincapié en dos aspectos básicos: los valore y la historia.

¿Cuál es el momento que te brinda paz?

Cuando subo a mi habitación en las noches y puedo tomar un libro—que no sea de los libros que tengo que leer para hacer mis estudios investigativos—y sentarme cómodamente a leer una buena obra.

¿Si pudieras cambiar algo en nuestra sociedad cuál seria?

Hay muchas cosas en nuestra sociedad que necesitan urgentemente un cambio. Pero si pudiera cambiar algo, sería el sistema educativo del país. Porque si le damos la atención y las herramientas necesarias a los maestros, para que ofrezcan una educación de calidad a los niños, estamos fomentando un cambio en la base de la sociedad que son  nuestros niños. En sus manos está el futuro.

Si algún día no pudieras escribir, ¿cuál sería tu próxima carrera?

Espero poder escribir siempre. Pero como mi papel actual en la sociedad va más allá de la escritura, continuaría, con mi esposo, Sigfredo, haciendo lo que hacemos ahora, ayudando a levantar una sociedad nueva a través de la educación a los niños, sirviendo de recurso a maestros y bibliotecarios y cooperando con las entidades orientadas a ese fin.

¿Vivirías fuera de la Isla si tuvieras una oportunidad?

No para siempre. Por ahora me conformo con visitar Arriondas, un pueblecito en Asturias, los dos meses de verano, donde acostumbramos ir desde hace siete años.

¿Cuál es un aspecto que tus seguidores no conocen?

Creo que soy un libro abierto para mis seguidores, pero tal vez no conocen a la Tina Casanova ama de casa, que lava, plancha, cocina, atiende a su familia, lee cuentos a los nietos, y disfruta de alimentar los pajaritos que se acercan siempre a nuestra terraza en busca de comida.

¿Cuál fue tu inspiración para crear tu obra Sambirón?

Tenía mi historia personal fragmentada. Necesitaba encontrarme a mí misma, reconocerme, saber quién era, por qué actuaba como actuaba. Necesitaba la estima propia que la sociedad donde crecí no me brindaba. Era un intento de rescatarme a mí misma, de conocerme a través de la historia colectiva e individual que me antecedía. Fue ese ejercicio el que me obligó a escribir Sambirón.

¿Qué te trae alegría?

Internarme por una carreterita de campo, monte adentro, y parar en una tiendita a la antigua, a tomarme una cerveza fría y comer mortadella grasosa de la que cuelga del techo en un cordón, con pan viejo, acompañada de Sigfredo.

Para más información, visite a myweb.ecomplanet.com/casa3002/.

%d bloggers like this: